• No products in the cart.

¿Qué hemos aprendido sobre nuestra salud en el 2020?

LN, MNA, Esp OB y C, Rene Arvizu.
[email protected] | IG: @rnearv.nutri | @well.hackers
www.wellhackers.com

Diciembre del 2020, a unos días de terminar un año que, así como ha cambiado la manera en que vivíamos, alejando familias en todo el mundo, también nos ha dejado aprendizajes, pero sobre todo momentos de reflexión sobre nuestra salud. ¿Somos verdaderamente sanos?, ¿Podemos darnos el lujo de descuidar nuestra salud?, ¿Hacemos verdaderamente lo posible para cuidarnos?

En el 2020 cuando hablamos de salud lo primero que se nos viene a la mente y a la conversación es la afectación del COVID-19 en nuestras vidas, pero eso no es el único tópico de salud que ha resaltado en estos meses. Si lo analizamos en dos partes podemos ver; 1) Las condiciones de salud en las que estábamos previamente y su vulnerabilidad ante el virus, y 2) Las condiciones de salud que hemos desarrollado durante este aislamiento parcial.

Tenemos que dejar claro que ante el contagio de SARS-CoV-2 nadie está exento, pero desde un inicio se destacó que existen grupos vulnerables y de alto riesgo, esto debido al sistema inmunológico comprometido de dichos grupos, los cuales son; adultos mayores, personas con enfermedades cardiacas, enfermedades renales, enfermedades respiratorias, enfermedades autoinmunes, obesidad, diabetes, mujeres embarazadas y fumadores. Algunas de estas condiciones pueden tener un origen genético, biológico o accidentes, pero en su gran mayoría son ocasionadas por un estilo de vida que puedo haber sido prevenible.

1) Condiciones de salud previo a COVID-19 en México (ENSANUT 2018):

  • 10.3% de adultos con diabetes mellitus 2.
  • 18.4% de adultos con hipertensión.
  • 19.5% de adultos con alteraciones metabólicas (colesterol y triglicéridos).
  • 30.2% de adultos con consumo frecuente de alcohol.
  • 11.4% de adultos con tabaquismo (7.1 piezas/día).
  • 17.9.% de adultos realiza ejercicio físico (420 min/semana)
  • 20.3% al 85.8% de adultos consume alimentos no recomendados para la salud en su uso cotidiano en sus diferentes categorías (Bebidas endulzadas, botanas, dulces, cereales, postres, bebidas lácteas y comida rápida).
  • 35.6% de niños con sobrepeso u obesidad.
  • 38.4% de adolescentes con sobrepeso u obesidad.
  • 75.2% de adultos con sobrepeso u obesidad.

¿Somos verdaderamente sanos y fuertes?

2) Condiciones de salud que han aumentado durante el confinamiento:

  • 55% de adultos reportan aumento en niveles de ansiedad, estrés y depresión (Frontiers in Psychology).
  • 33% de adultos reportan problemas para dormir (Frontiers in Psychology).
  • 21.6% de adultos con casos severos de COVID-19 reportan deficiencia de vitamina D (JAMA).
  • No hay datos concretos sobre el aumento de sobrepeso y alcoholismo durante el confinamiento.

Es un hecho que no estábamos preparados en ningún aspecto para una pandemia de este nivel, pero hay poblaciones que han resentido mayormente esta situación.

Es de vital importancia un llamado de atención a nuestra salud, una introspección a nuestros hábitos y forjar un nuevo camino hacia una mejor calidad de salud y vida. Las autoridades médicas temen de las secuelas a largo plazo, dejando una población sobreviviente más débil con repercusiones pulmonares, renales, hepáticas, cardiovasculares, neuronales, psiquiátricas y psicológicas.

Está en nuestras manos cuidar nuestra salud y la de nuestros hijos, pero la decisión debe ser firme y segura. Asegurar una alimentación correcta, actividad física de calidad, ejercicios de agilidad mental y eliminar el consumo de tabaco y complementar nuestra dieta con suplementos vitamínicos.

La lucha y los cuidados continúan incluso tras la aplicación de la vacuna, es momento de tomar acción el día de hoy y no olvidar que el uso de cubrebocas, higiene en lavado de manos y llevar una vida social limitada es básica para prevenir nuestra exposición al virus.

¡Feliz año!

Comments

comments

Sorry, the comment form is closed at this time.