• No products in the cart.

7 pasos para crear una rutina exitosa y mantenerte en equilibrio.

Sí, tu puedes regresar a la rutina y triunfar en ello.

 

Paso 1: Agenda tu día. Desde el momento en el que te despiertas hasta cuando te vayas a dormir.

Tener tu día planeado puede ayudarte a organizarte y tener espacio para todo lo que quieres y “requieres” hacer. Te va a ayudar a mantenerte presente en esos días que te sientas un poco perdida y no sepas en qué parte de tu día vas o qué te falta por hacer.

 

Paso 2: Mantente activa. Dedica al menos 30 minutos de tu día a hacer alguna actividad física.

Mantener una rutina de actividad física te ayuda a oxigenar tu cuerpo y poder tener un mejor desempeño. Además, te ayudará a liberar el estrés de tu día en la oficina.

Puede ser una caminata ligera después de tu hora de comida o salir a correr por las mañanas antes de salir al trabajo.

En total, es recomendable hacer 150 minutos de ejercicio por semana, tu puedes decidir cómo repartir esos minutos de actividad muy necesaria.

 

Paso 3: Practica Meditación. O alguna práctica de contemplación.

Dedica un tiempo de tu día en un momento para ti, para contemplar cómo va tu rutina y para observar qué metas sí estás logrando o cuáles debes de reajustar y ponerles más atención.

Meditar te ayudará a tener menos estrés y poder pensar más claramente. Así serás más productiva, tendrás más energía y te ayudará a estar de mejor humor.

 

Paso 4: Come más saludable. Evita los alimentos procesados, con carbohidratos refinados y las bebidas azucaradas.

Comer demasiados carbohidratos puede ser la razón de que te sientas cansada todo el día.

Cuando consumes demasiada azúcar y carbohidratos procesados, causan un aumento rápido en el azúcar en la sangre., este aumento en los niveles de azúcar en la sangre, y su eventual caída, pueden hacer que te sientas exhausta.

Consume sustitutos de azúcar para tus bebidas o postres. Sustitutos como Svetia® (esteviol) o Monkia® (fruta del monje) aparte de ser bajos en calorías, no te darán un pico de azúcar en tu sangre y tienen un sabor muy rico.

 

Paso 5: Mantente hidratada.

Mantenerte bien hidratada es importante para mantener buenos niveles de energía.

Incluso estar ligeramente deshidratada puede conducir a niveles de energía más bajos y una disminución de la capacidad de concentración.

La clave es beber lo suficiente como para mantener buenos niveles de hidratación. Mantente pendiente de los síntomas comunes de deshidratación, pueden ser sed, fatiga, mareos y dolores de cabeza.

 

Paso 6: Horas de sueño de calidad.

No dormir lo suficiente es una de las causas más obvias de fatiga.

Tu cuerpo hace muchas cosas mientras duerme, se auto-repara y libera hormonas que regularán su metabolismo y niveles de energía.

Después de una noche de sueño de calidad, te sentirás renovada, alerta y llena de energía.

 

Paso 7: Keep it simple.

Aunque algo de estrés es normal, los niveles excesivos de estrés se han relacionado con la fatiga en varios estudios.

Si bien, es casi imposible evitar todas las situaciones estresantes, desarrollar estrategias para controlar tu estrés puede ayudarte a evitar que te sientas completamente exhausta al final del día.

Llévatela leve, no te exijas demasiado los primeros días de regresar a la oficina, come bien y notarás cómo poco a poco vas a ir agarrando el ritmo que tenías antes de la cuarentena.

 

AUTOR: Alejandro Adame (@alexaddame) |  WellHackers (@well.hackers)

Comments

comments

Sorry, the comment form is closed at this time.