• No products in the cart.

Cuarentena sin culpa.

En estos tiempos de confinamiento, es muy común sentir la presión social de “aprovechar el tiempo” la cual termina agobiando a muchos.

Enfrentarse a estar en casa por obligación es un reto que a veces no dominamos.

Estamos acostumbrados a una vida frenética, a llenar nuestros fines de semana de actividades y reuniones familiares. Parar de golpe nuestra vida social y quedarnos en casa puede ser difícil.

La cuarentena derivada de la crisis del COVID-19, ha cambiado el paradigma de nuestra vida: lo que antes representaba la normalidad, ahora es imposible.

Hacer frente a esta realidad es lo que ha llevado a las personas en redes sociales a mostrar una vida llena de actividades y tratar de mantenerse ocupadas, ejerciendo una imposición de permanente actividad, donde muchos han encontrado un problema: no tienen ganas de hacer nada.

No les apetece hacer 3 videollamadas al día, ni cocinar pasteles, hacer yoga o intentar un nuevo pasatiempo. Es por ello que aparece un sentimiento a la inactividad elegida: la culpabilidad.

¿Qué estamos haciendo mientras no hacemos nada?

Es muy importante darle cabida y reconocer las emociones que sentimos, no rechazarlas, sino comprenderlas y procesarlas. Aunque nuestra cabeza nos haga sentir culpables por no ser hiperactivos, dentro de la inactividad, podemos encontrar beneficios.

Si dormimos una hora más, si nos quedamos cómodos en el sillón, si hacemos una maratón de series, no estamos “haciendo nada” estamos cuidándonos.

En estas circunstancias es importante permitirnos no tener ganas de hacer nada, ya que de lo contrario, nuestro estado de ánimo puede verse afectado.

Te invitamos a ocupar este tiempo de confinamiento sin culpa. Aprovecha que hay más tiempo libre para conocerte mejor a ti mismo, ser capaz de aceptar la realidad y aprender a gestionar la soledad.

Estamos frente a una gran oportunidad de aprendizaje, de ser humildes, de reconocer nuestras limitaciones, nuestra fragilidad, vulnerabilidad y al mismo tiempo nuestros recursos y posibilidades. Te proponemos no sentir culpa, y en el día a día, hacer lo que tengas ganas de hacer.

Comments

comments

Sorry, the comment form is closed at this time.