• No products in the cart.

Comer rico, sano y barato si es posible a pesar de un horario ajetreado

Cuando hablamos de una alimentación sana pensamos que es complicado, caro y no tenemos tiempo para preparar cuando estás ajetreado. Contrario de lo que se piensa, comer rico, barato y saludable si es posible, a pesar de no contar con mucho tiempo.
Para no morir de hambre la clave es planear y comprar todos los alimentos con anticipación. Puedes ser creativo en la cocina, no necesitas recetas complicadas, a continuación algunos tips:

  • Planea con anticipación tu menú semanal, incluye todos los grupos de alimentos, no olvides frutas y verduras de la temporada. Tendrán mejor sabor y precio.
  • Piensa en platillos base como sopas de verduras, ensaladas frescas y carnes a la parrilla. Intercala estos platillos a lo largo de la semana.
  • Incluye en tu lista de ingredientes: quesos frescos como panela o Oaxaca. Así podrás preparar  desayunos o cenas sencillas como quesadillas o verduras con queso a la parrilla.
  • Si piensas que comer verduras es complicado, incluye pepino, jitomate, zanahorias, jícama. Éstas las puedes consumir crudas y son una excelente opción para acompañar carne o pollo a la parrilla.
  • Si te gustan las ensaladas, compra bolsas de lechuga o espinaca listas para consumir. Esto te ahorrará mucho tiempo, enriquécelas con dos o tres verduras más como pepino, jícama, jitomate cherry, etc.
  • Prefiere aderezos a base de aceite de oliva o aguacate para tus ensaladas. Evita aderezos cremosos, así no sacrificarás sabor, cuidando tu peso.
  • Planea tu desayuno desde la noche anterior para ahorrar tiempo por las mañanas. En un recipiente para llevar agrega ½ taza de yogurt natural endulza con Svetia; posteriormente incorpora ½ taza de fruta picada y finaliza con un poco de amaranto. Decora con algunas fresas.
  • Si te gustan los aderezos agridulces, incorpora en la licuadora unos cubos de mango o fresas, aceite de oliva, vinagre, sal y endulza con Svetia, este aderezo dará un toque distinto a tus ensaladas.
  • Para que siempre cuentes con verduras en casa compra algunas bolsas de verduras congeladas. Éstas las puedes utilizar como base para sopas o para acompañar tu carne o pollo.
  • Para tu lunch en el trabajo prepara un sándwich de pan integral, pollo o huevo revuelto, espinacas, jitomate y mostaza. Es un platillo fácil y te brindará saciedad hasta la hora de la comida.
  • En tus snacks incluye fruta de la temporada, por ejemplo en verano encontramos: ciruelas, duraznos, chabacanos, higos, tunas, son prácticas y así aumentas tu consumo de fibra en el día.
  • Para la hora del antojo, prepara un mix de semillas con pistaches, cacahuates, nueces, pepitas o las semillas de tu preferencia.

Recuerda disfrutar de la comida saludable si es posible, empieza con pequeños cambios como son planear tu menú semanal, animate a probar nuevos sabores, con el tiempo será más sencillo y gastarás menos.

Comments

comments

Sorry, the comment form is closed at this time.